El pasado Viernes en el Teatro Parque Cultural de Valparaíso marcaba el regreso a los escenarios porteños (y locales) de Julio Piña luego de un receso indefinido aunque no muy largo pero en el cual la agrupación fue mostrando pequeños adelantos de lo que sería su próximo material como los sencillos “Mar de Weones” y “Burla”.

fotografía: Javier Puelpan

Fotografía: Javier Puelpan

“Fracasos Monumentales” lleva por nombre la nueva producción discográfica la cual iba a ser estrenada de forma completa en directo ante un público que si bien no llegó en demasía iba con la idea de vivir una fiesta igual o mejor a lo que fue la despedida momentánea de la agrupación por aquel lejano mes de Marzo pero que terminaría encontrándose con un escenario algo diferente.

fotografía: Javier Puelpan

Fotografía: Javier Puelpan

Y es que desde la intro y “La Vieja Locura” hasta el final con “Paciencia” Victor Fabio y compañía mantienen un sonido característico pero la joda deja de lado su protagonismo para adentrarse a instancias mucho más reflexivas y de corte elegante, una sobriedad arriesgada pero que sin duda nos adentra a una nueva e interesante faceta musical de la agrupación, algo que si bien en un principio la gente observó con demasiado respeto de a poco se fueron integrando a esta celebración.

La ocasión contó con buenos invitados como el ya clásico Yeko Aguilera y su poesía densa, Diego Peralta para interpretar “Haz conmigo lo que quieras” y Natalia Vásquez (Mora Lucay) para “Oie Morena”, a modo personal el tema más potente y que rescata un patrón musical porteño de un sello distintivo que es por lo cual Víctor Fabio y compañía se logran diferenciar del resto de las agrupaciones que cultivan este estilo.

FOTOGRAFÍA: JAVIER PUELPAN

Fotografía: JAVIER PUELPAN

Luego de tocar el disco de forma íntegra Julio Piña se la jugó con un final por todo lo alto con canciones como “La danza de los Borquez”, “Quiero que recuerdes” y “Cumbia entre tus brazos”, dejando a la gente con ganas de más ante lo cual los músicos interpretaron “Mariposa” para cerrar una jornada que a más de alguno (incluyendo a los músicos) dejó exhaustos.

Siempre será una buena experiencia escuchar en vivo un disco completo y en su orden (digamos que no es algo común) y lo vivido durante esa jornada puede ser el puntapié para lograr llevar a la “cumbia porteña” a lugares más complejos y completos.  El presente se vislumbra prometedor, el futuro solo el tiempo dirá.