El Jueves 07 de Marzo sin duda fue una fecha que puede marcar el comienzo de algo grande.  En el Teatro Municipal de Valparaíso se realizó la despedida (momentánea) de los escenarios locales de la banda Julio Piña bajo el marco del ciclo las #NochesPorteñas, una instancia que cada Jueves irá reuniendo a lo mejor de la escena regional en un espacio no tan acostumbrado a la música de artistas emergentes o independientes pero cuyo comienzo terminó siendo una jornada llena de diversos sonidos que fue acompañada por un gran público.

Para mi sorpresa la cita era a las 20 horas y ese fue el instante en que Pavez y Los Inseguros con abrían los fuegos con un show donde repasaron su disco debut llenando de rock y sensibilidad con su estilo característico logrando un momento tranquilo y solemne que el público asistente y que iba llegando (de verdad yo creo que muchos pensaron la clásica “parte a las 20, debe ser a las 21”) agradeció.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan

Luego continuó la jornada en un formato acústico Caktus Andante, banda sanantonina que en una esquina del escenario y con una audiencia respetuosa presentaron dos canciones que los convierten en una agrupación a seguir atento.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan

De a poco la fiesta iba cobrando fuerza, más aun cuando Victor Fabio (líder de Julio Piña) en un momento de sinceridad toma el micrófono agradeciendo a la gente y comentando el nerviosismo que tenía antes de su presentación. Un instante más que anecdótico que siguió con Mora Lucay, quizás uno de los grandes secretos de Valparaíso, una banda que mezcla diversas influencias que van más allá de la pachanga tradicional introduciéndose en el rock indie.  Si bien al principio tuvieron algunos problemas de sonidos luego de ese impasse engancharon con muchos que los consideran una banda nueva no sabiendo que su disco debut ya tiene un par de años de rodaje.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan

La noche corría a gran ritmo, algo que Terapia Grupal calmó con un show acústico que recordaba en demasía a un Daniel Johnston pero que estaba en la playa Las Torpederas y se acordó que debía tocar en el Municipal.  Al principio incomprendido terminó llevándose los aplausos del respetable con letras irónicas y sin tantas vueltas.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan

Ahora era el turno de los Técnicas Manuales de subirse al escenario, para muchos el nuevo hype de la música made in Valpo se los notó en un principio algo incómodos e incluso casi faltos de carisma y compromiso, algo que se reflejó hasta la mitad de su breve set donde luego de compartir algunas palabras se soltaron y demostraron el porque su debut fue uno de los trabajos más aplaudidos del 2018 concluyendo de grata forma su presentación.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan

Hubo un pequeño espacio para que el público pudiera salir a tomar aire pero también para que representates del Movimiento Feminista de la región explicarán la importancia de todo lo que ocurrirá este Viernes 08 de Marzo logrando una más que fuerte y merecida ovación.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan

Ya nada más quedaba excepto el momento del principio del fin, la perfecta excusa para botar todas las ganas de bailar con el eje central de la noche y luego de un comienzo de danza artística con la música de “La Despedida” sólo a piano comienza a sonar de fondo “High & Dry” de Radiohead mientras los músicosde Julio Piña tomaban sus posiciones y daban rienda suelta a una fiesta que se alargó más allá de la hora con hits como “Quiero que recuerdes”, “Yo se que tu requieres…” y “Cumbia entre tus brazos”, una celebración musical que tuvo situaciones entretenidas como cuando Victor Fabio llamó a la vocalista de Mora Lucay para un tema pero ella no se encontraba o los eternos agradecimientos (de verdad se acordó de muchas personas) pero era su noche y nada más importaba.

Julio Piña

foto: javier puelpan

Una despedida que concluirá cuando vuelvan a presentar su esperado segundo disco y que también además de la confirmación de la banda como un referente dentro de la nueva cumbia para que las bandas y la gente se de cuenta que en la quinta región si se pueden llevar a cabo espectáculos de gran calidad a horarios decentes y no tener esa maldita idea casi “rebelde” de tocar casi a la hora que les plasca.

Por lejos una experiencia que hace creer en otro paso a la profesionalización de un arte tan vivo en la región.

foto: javier puelpan

foto: javier puelpan