Sofía Correa tuvo una infancia en la que de forma autodidacta aprendió a cantar, componer y tocar guitarra, junto con una activa participación en festivales juveniles durante su etapa escolar.

En 2016 compartió en redes sociales su canción Desconocidos, publicación que la llevó a ser parte de la SCD con tan solo 17 años. También ha tenido la oportunidad de colaborar con otros artistas como lo fue el año pasado en el proyecto Infinito de Felipe Choupay, donde compartió créditos vocales junto a Joe Vasconcellos en canciones como Nas Aguas (Tamba).

Hoy, ya en tercer año de música en la Universidad Católica de Valparaíso, se prepara para editar su primer trabajo discográfico bajo el sello Mescalina. Se trata de una propuesta pop soul, plasmada en un EP que cuenta con la producción de Christopher Manhey y con Chalo González en masterización.

Un trabajo que ha ido cimentando durante su corta, pero inquieta carrera musical y de la mano de influencias como: Corinne Bailey Rae, Lianne La Havas, Amy Winehouse y Alejandro Sanz.

“Me gustaría llegar a mucha gente con mi música, lograr que se conecte con mis canciones, transmitir alegría, seguridad, sinceridad y empatía en ellas, para que las personas puedan sentirse a gusto escuchándolas” agrega la artista.