Varias organizaciones y colectivos de bandas y proyectos musicales se preguntan qué hacer con los registros fonográficos una vez que están terminados. Este proceso suele ser el último, antes de la publicación del material. Grandes procesos de producción que llegan a su término con impacto mediático bajo o nulo, debido principalmente a la escasa promoción de los mismos.

Esto es abordado en un proyecto financiado por la convocatoria 2019 del Fondo de la Música, impulsado por el Movimiento San Bernardo Suena Fuerte, y desarrollado por el sello Indajausmusic. La idea consiste en realizar un compilado con diez artistas de la comuna del sur de la capital, grabado en un estudio de primer nivel, acompañado de una intensa campaña de difusión, tanto en la comuna como en el resto del país.

Primero está la oportunidad de grabar a ritmo profesional, con plazos y calendarios. Una banda no puede tener toda la vida para hacer su registro”, señala Víctor Aravena, socio de Indajausmusic y productor ejecutivo del proyecto, y agrega que “también es importante que los músicos adquieran herramientas para desarrollar sus trabajos con más conocimiento de como funciona la industria hoy”.

La realización del proyecto contempla también un proceso formativo para los participantes del proyecto, socios del Movimiento y músicos de la comuna para “tener una visión más amplia de todo esto. Cuando lanzas un disco, no solo tienes que pensar en la caratula y en el local donde lo vas a presentar. Tienes que pensar en radios, medios, agentes, programadores, y para eso, necesitas conocer el detalle de como funciona”, afirma el director del sello, Utzu García.

El proceso comenzará en marzo, con la selección definitiva de los artistas participantes, y durante el año desarrollará sus distintas etapas, las que serán anunciadas según corresponda.