Daniela González sin duda ha recorrido un largo camino musical a pesar de su corta edad, siendo parte de la banda de culto NO TE DISPARES EN LOS PIES hasta adentrarse en terrenos solistas bajo el nombre de DULCE Y AGRAZ, parte de la nueva escena indie penquista y que veía como la cantautora lanzaba el EP homónimo con sonoridades acústicas con fuerte énfasis en el piano y letras que reflejaban sentimientos adolescentes.  Un primer paso que tres años más tarde no nos hubiera preparado del todo para lo que vendría.

Y es que tres años es mucho tiempo donde la artista fue dejando de lado esa imagen casi tímida mostrándose mucho más segura en sus directos, pasando por experiencias de todo tipo que finalmente se convierten en el núcleo lírico de “Trino”, primer disco de la artista en el cual trabaja con Juan Pablo Bello (Camila Moreno) y Cristián Dippel (Niños del Cerro) y que fue grabado en los Estudios Triana.

Dulce y Agraz TRINOSi bien el piano sigue siendo una pieza clave dentro del sonido, ahora son los sonidos electrónicos de baterías y sintetizadores los que sirven de colchón en el cual se va desarrollando un pop emocional complejo lleno de arreglos vocales mucho más maduro y crudo que el de su EP, dando paso a momentos de baile elegante como “Nada Que Temer” con Princesa Alba y “Bajo Tus Ojos” junto a Natisú, hacernos testigos de la belleza poética de “Ojos Cansados” hasta llegar a la sinceridad brutal del track “Duele”, sin duda el punto más alto del material.

Un disco concreto y que convence, el cual uno agradece ya que de cierta forma ayuda a darle un nuevo aire al pop electrónico made in Chile.