Más de una década editando discos de manera autodidacta y una filosofía de trabajo que se basa en el “hazlo tú mismo” es lo que caracteriza a Ocre No, el proyecto donde el multinstrumentista y compositor Rofe Lacha plasma sus ideas más personales y, al mismo tiempo, experimentales.

Este año trajo novedades en el catálogo de Ocre No, con la publicación de un disco de 7 tracks titulado “Virus y bacterias“. Esta nueva entrega se alza como uno de los puntos altos en la historia del proyecto gracias a la maduración que evidencia en su sonido pero también en su composición.

Por eso, Twitsessions quiso destacar el álbum, acompañándolo con los comentarios que Rofe Lacha nos compartió para cada canción:

1. Antes de tiempo

Es la canción más rockera del disco (sin ser muy rockera) y surge a partir de una grabación que tenía en mi celular. No me convencía mucho pero Rosario (con quien canto en el tema) me dijo que la encontraba buena, así que me decidí a grabarla. Lo que más me interesaba era la batería, que la encontré sencilla e interesante. Las letras hablan irónicamente desde la posición de una figura avasalladora y competitiva. La puse al inicio del disco porque sabía que era de las canciones más digeribles.

2. Sal

Fue la última que compuse para el disco. En un principio estaba sólo la idea de la melodía vocal del verso. Luego, a medida que fui grabando salieron las otras partes. En cuanto a la letra, es ambiciosa, debido a que intenta hablar sobre quienes imponen una forma de ver el mundo desde una ética que puede aparentar flexibilidad pero que termina siendo rígida igual. Creo que la frase que resume la letra es “me hablan de tanto y yo solo pienso en estar arrodillado, pensando en pedir perdón”. Tuve ciertos resquemores en la sonoridad del tema, pero una vez terminado me convenció.

3. Te están diciendo

Es de mis temas favoritos del disco. En un principio lo pensé muy rockero y pesado. Se me ocurrió mientras caminaba, así que apenas llegué grabé la idea (que solo era el bajo), y luego grabe una idea de vocal. Como grabo en mi casa no podía gritar, así que la grabé una octava más abajo, y no de la forma que pensaba inicialmente (gritando). Al otro día, la escuché y me gustó, así que cambió completamente. La letra habla de alguien que intenta advertirle a su amigo que una amiga de él lo quiere matar.


4. Manéjalo

Es el primero que compuse para el disco y el más personal. Generalmente,  cuando un tema es muy personal no me dan ganas de compartirlo (como por ejemplo, todo mi disco anterior). Sin embargo, decidí ponerlo de todas formas porque me gusta mucho. La melodía de bajo surgió sin querer, escuchando el rebote de un bajo que estaba sonando en una radio como a 4 cuadras, la canción era como un reggaeton. Las letras hablan de cuando termina algo y te dicen que la vida sigue, pero se siente como que en verdad no siguiera.


5. Gustativos

Sale de una grabación que tenía en mi celular. Creí que era muy monótona y no me convencía la melodía vocal,  me recordaba a otra canción de un grupo famoso (y que ya no me acuerdo cual era…).
Pensé en cambiarla pero después se me pasó. Creo que los sintetizadores cambiaron (para mejor) mucho el tema, eso fue lo que me convenció para dejarlo dentro del disco. Es la canción que más ha gustado del disco y me han dicho que se parece a cosas que nunca pensé que me podían decir, como Los Tres,  Cerati  u otros. Uno nunca sabe cómo va a llegar un tema a los oídos del resto. La letra habla de mi misantropía.


6. Bodega

Fui componiéndolo a medida que lo iba grabando. Son 5 melodías que por sí solas me gustaban y que juntas, de alguna forma, sonaban mejor. Es un tema en donde metí cosas de todos lados (lírica y musicalmente), por eso el nombre. Agarré cosas que tenía tiradas y las metí en el tema.
En cuanto a la composición y al sonido, es la canción que me demandó más tiempo. Me recuerda mucho una época muy particular de mi vida, me gusta escucharla.


7. Nadie cree en tus milagros

Sin las segundas voces esta canción no hubiese visto la luz. Sólo una vez que las grabé, me gustó. Antes la encontraba extremadamente fome. También me gustó el solo de guitarra. Creo que esos detalles enriquecieron el tema, ahora lo encuentro bueno y me gusta la letra. Como dice el título, habla de no creer en nadie ni nada que suene muy milagroso.

Escucha el disco “Virus y bacterias” de Ocre No por streaming en Spotify y descárgalo gratuitamente desde Portaldisc.