monkey
El siglo XXI trajo consigo avances tecnológico que cambiaron rotundamente la Industria Musical no solo en el ámbito comercial, si no también en el campo creativo. ¿Que sucede con los discos y cuáles son las nuevas tendencias a nivel artístico? Te lo contamos en las siguientes líneas.

ESTADO DEL ARTE

15 de julio del 2012: Un coreano decide subir un video a su canal Youtube y logra en menos de una semana más de un millón de reproducciones. Nadie entiende mucho lo que dice su canción -ni mucho menos quién es este personaje- pero el mundo entero lo baila, lo quiere en su reproductor y apreta “play” una y otra vez.

Por supuesto hablamos de PSY y su Gangnam Style, uno de los fenómenos más transgresores en cuanto a estrategia comunicacional se refiere; un viral por naturaleza y probablemente el impulsor de un paradigma que hasta la fecha no ha sido resuelto por completo: ¿Es necesario un disco para obtener popularidad?

Para muchos el LP -un formatos que por lo general rodean los 60 minutos de duración- es un sueño: Un producto tangible que certifica los logros de un largo y pedregoso camino creativo y la tarjeta de presentación perfecta para acceder a esos escenarios tan anhelados. Lo cierto es que hoy en día nada está más desviado de la realidad que eso; Pocos tienen los recursos necesarios para generar producciones de tales magnitudes y muchos son los que nadan en el competitivo mar musical en busca de un éxito comercial.

Imperante es ser eficiente con las herramientas a tu alcance y en ese sentido una buena canción siempre será imbatible frente a cualquier esfuerzo de marketing. Minimizar los costos y maximizar el ingenio en todo momento, es la regla número uno si no quieres volverte loco frente al esfuerzo promocional de los gigantes de la Industria; una idea que en Chile poco a poco se internaliza en nuestros músicos y compositores.

VALIDANDO LA TENDENCIA

En el mundo hay ejemplos por montón: Royal Blood es un dúo de Inglaterra y bastó un solo videoclip (en Youtube) para que la prensa los destacara como “la promesa rock del 2014”, mientras ahora gozan de una apretada agenda como teloneros de Arctic Monkeys para el verano europeo. En la electrónica esto es un poco más común: Recientemente Clean Bandit rompió el record ostentado por Get Lucky (de Daft Punk) de “la canción más reproducida en Spotify durante su primera semana de estreno” con el tema Rather Be, y no cuentan con ningún disco editado a la fecha.

En nuestro país, por otro lado, el caso más fresco que tenemos es Marineros, un dúo que con solo un single llamado Espero ha generado tanta expectativa, que ya comienza a ser mencionado entre los críticos más reconocidos de España y Latinoamérica.

music addict

MENOS ES MÁS

Está inclinación por lanzar uno o dos temas versus un disco entero se apoya básicamente en los adelantos tecnológicos: Hoy en día se puede grabar un video con un smartphone y subirlo a Youtube en menos de 24 horas y la existencia de plataformas mundialmente reconocidas -como iTunes, Deezer o Spotify– permiten comprar no solo discos, si no preferentemente sencillos.

La dinámica no solo pasa por un asunto de dinero, pues en una era tan acelerada como la actual la gente no tiene tiempo para escuchar discos completos, solo busca alimentar sus “listas de reproducciones” para acompañar sus actividades cotidianas como salir a correr, cocinar o simplemente trabajar en la oficina.

El llamado es entonces a concentrar las energías y dedicarlas a la creación de uno o dos temas pegajosos y con un buen complemento audiovisual que más que costoso, sea fácil de recordar, atractivo y lo más interactivo posible. Solo así se correrá la voz y lograrás ese impacto que tanto deseas, ya sea a nivel comercial o de popularidad.