Tuvimos el agrado de entrevistar a Cristóbal Briceño de la banda nacional Ases Falsos, quienes este sábado 19 de mayo ofrecerieron un concierto en la sala SCD Vespucio para mostrarnos un adelanto del colosal disco que prometieron para este año. Juventud Americana es el nombre del álbum debut de la agrupación santiaguina que busca sumar y seguir dentro de la escena local y, por qué no, internacional.

Por lo que han adelantado, Juventud Americana ya tiene su tracklist completo. ¿A qué se debe el nombre del álbum?

El título hace referencia a nosotros mismos y a nuestro público. Por un lado, siento que nos estamos poniendo viejos, yo este año ya voy a enterar 27 años y siento este disco como uno de nuestros últimos testamentos genuinamente juveniles. Por otro lado, tiene que ver con nuestros oyentes, o al menos con el alcance que pretendemos, que es la muchachada y la pendejada de todo el continente hispanoparlante. Las letras tienen un afán derechamente informativo y opinante, no son para nada recatadas, y su fin es el espíritu y la mente adolescente, propensa al quiebre. Es un disco muy largo, dura más de una hora. También es cierto que las canciones formaban inicialmente dos discos separados. Decidimos juntarlos por varias razones. Quería que el disco fuera voluminoso y colorido, como un álbum de láminas completo, como un atlas. Creo que lo hemos conseguido.

Es una jugada muy particular tomando en cuenta que es un disco debut. ¿De cuántas canciones estamos hablando?

Más de 15, menos de 20.

Comentaron esta semana que ya estaba saliendo humo blanco en lo referente a la distribución del material. ¿Nos puedes decir en qué etapa está eso? ¿Ya está definido? ¿Se van a ligar a algún sello?

Estamos en conversaciones avanzadas con un sello de distribución nacional. Creo que en las próximas semanas eso ya debería estar listo. Eso nos tiene tranquilos, es muy agotador vender tus discos mano a mano. Agotador e improductivo.

Al unirse al sello ¿se hará cargo sólo de la distribución o los pruducirá también como banda? Porque recuerdo que hace unos años dijiste que no compartías la idea de hacer sesiones de fotos o elegir vestuario para los shows, etc. ¿Ha cambiado tu forma de pensar en ese aspecto? ¿Estarías dispuesto a hacerlo ahora?

El sello ayuda en la promoción del disco, pero así como “producir” al grupo, eso es como de película, no existe en la vida real. Hoy por hoy los sellos son modestas oficinas sin ningún tipo de glamour ni aspiraciones febriles. En cuanto a la imagen, siempre hemos hecho sesiones de fotos, lo que pasa es que no posamos como modelos ni nos preocupamos mucho de imponer tendencias de vestuario, en buena parte porque no nos sentimos cómodos con ello. No creo que eso cambie, nos sigue importando bien poco vernos minos.

Me imagino que ya hay una fecha tentativa de lanzamiento del disco. ¿Cuándo lo quieren publicar? ¿Habrá un show de lanzamiento? ¿Qué recinto les acomodaría más?

La fecha del lanzamiento tendrá más que ver con el sello y sus plazos de fabricación. En cuanto al lugar, queremos que sea grande y no tan caro. Martín quiere que no tenga asientos, Simón quiere comprar un mono que corte los boletos en la entrada. Yo le digo que es derroche, en especial porque ya tenemos un pingüino amaestrado que no ocupamos nunca.

Llama la atención la definición que hacen de ustedes mismos: “Ases Falsos, el grupo que siempre parece estar al borde del éxito, se prepara a dar otro golpe fantasma, otra tocata de aspiraciones épicas y realidad tercermundista”. ¿A qué aspira Ases Falsos entonces? porque aparentemente están desconformes con lo obtenido en estos 5 o 6 años de carrera. ¿Cuál es la meta? ¿Hay algún modelo a seguir en Chile?

Disconformes para nada, todo lo contrario. Lo que pasa es que asumimos, orgullosamente, nuestra condición de grupo de rock en el tercer mundo. Como bien dijeron Los Prisioneros: “este es un negocio, pero un pésimo negocio”, jajaja… ya estamos grandecitos para marearnos con quimeras y ambiciones que no nos corresponden. Toda esa nomenclatura, “metas”, “a qué aspira”, “carrera”, todos esos conceptos marketeros son, para mí, nada más que espejismos y luces voladoras que me distraen de mi trabajo, que es construir un cancionero emocionante, sólido y resistente. Me considero un trabajador honrado del rubro musical, un entretenedor en formación, un comentarista social si se quiere, y trabajo duro, dios sabe que trabajo duro. Entonces, ¿por qué habría de preocuparme? Si algo extraordinario sucede y resulta que nos hacemos famosos y nos limpiamos el poto con billetes, bueno, será divertido, si chocamos en un viaje al sur y quedan todos nuestros miembros repartidos por la carretera, bueno, así será también. Me gusta mucho vivir y, por lo mismo, me daría vergüenza decirle a la vida qué es lo que tiene que hacer, la recibo como viene, con la frente en alto para no perderme detalle. Tito Fernández habla sobre el tema con extraordinaria lucidez. Dice que es absurdo tratar de controlar tu vida. Sería como una hoja oponiéndose a la corriente del viento.

Han tenido experiencias en festivales masivos como la Cumbre del Rock Chileno y Lollapalooza. Ahora que se viene Maquinaria. ¿Existe la posibilidad de verlos en este festival? ¿Cómo creen que les iría como Ases Falsos?

No hemos recibido ninguna llamada de la producción. Ciertamente sería entretenido. El grupo está atravesando un momento musical muy alto, cada vez nos acercamos más a nuestro ideal de sonido.

Cristóbal. ¿Por qué la gente debería ir a verlos este sábado? ¿Se vienen más sorpresas?

No tengo dudas de que la sala se va a llenar. Pienso que nuestro público ha sabido apreciar nuestro crecimiento. Por lo mismo, no creo que tenga que convencerlos de ir. Lo que sí es seguro es que nadie se irá decepcionado porque tocaremos muchas, muchas canciones y, por supuesto, tenemos preparados momentos extraños e insospechados. Esa es nuestra naturaleza.