Tuvimos el placer de asistir al show que Arctic Monkeys brindó en el íntimo Le Zenith, Toulouse (Francia), hace algunas semanas atrás y quedamos extasiados, así, tal cual. No hay mejor palabra para describir el intenso espectáculo que los oriundos de Sheffield (Inglaterra) han perfeccionado a lo largo de su extensa gira iniciada hace casi un año, en mayo del 2011, para promover su cuarto álbum de estudio, el aclamado Suck it and See.

En el marco de esta promoción, y con la misma puesta en escena, los tendremos en nuestro país; como figuras principales del cartel que dará vida al Lollapalooza Chile 2012, el 31 de marzo, como recompensa de su exitosa participación en la versión estadounidense realizada en agosto del año pasado.

Con el público rendido a sus pies, la banda liderada por un alegre Alex Turner dió clase magistral de actitud en cada una de sus canciones, todas plagadas de guiños a ese rock purista que tanto nos gusta y combinadas con ritmos endemoniadamente precisos, a cargo de Matt Helders, quien a estas alturas ya es un metrónomo en sí mismo.

Durante la hora y cuarenta que dura el concierto, la iluminación pasa de ser un complemento más para transformarse de lleno en protagonista. Su perfecta sincronía con los integrantes de la banda y sus desplazamientos a través del escenario terminan por sellar una producción simplemente de lujo, sin necesidad de utilizar paneles LED o parafernalia digital. Así, con una configuración más old school, pero no por ello austera, los ingleses logran generar distintas atmósferas a lo largo de su presentación, pulcra de principio a fin.

Probablemente, sea esta la razón de la nula variación en los set list de una gira que los ha tenido rodando durante meses por diferentes países del mundo. Aunque generalmente esto coarta las improvisaciones que puedan producirse, poco se extrañaron estas instancias debido al sólido desempeño que termina de convencer del por qué son una de las bandas de rock más populares en la escena actual.

Quizás el único punto de inflexión entre las diferentes fechas sea la presencia de Miles Kane, el quinto Arctic Monkeys que acompaña en ocasiones a la banda en los temas Little Illusion Machine (que compusieron en conjunto bajo el nombre de The Death Ramps, incluída como lado b en el single The Hellcat Spangled Shalalala) y 505, canción encargada de cerrar el telón.

Durante esta etapa de la gira, que comprendió fechas por España y Francia, Miles Kane participó también como artista soporte junto a su banda, teniendo así la chance de mostrar su celebrado disco debút, Colour Of The Trap. Cada vez que el ex The Rascals no tiene la oportunidad de acompañar a los monos del ártico, estos aprovechan de reemplazar en su estudiado set list el tema Little Illusion Machine por She’s Thunderstorms, para mantener así los sagrados 20 temas que tocan en cada una de sus presentaciones.

Una producción que no pasará desapercibida la primera jornada del Lollapalooza Chile y que ya cuenta con un registro en pleno proceso de edición; un DVD y Blue Ray que pretende documentar particularmente los dos shows de los Arctic Monkeys en su ciudad natal, Sheffield (Inglaterra), en un lugar llamado Don Valley Bowl. Será este el distintivo nombre del trabajo audiovisual que espera lanzarse durante los próximos meses.

Un adelanto interesante de este show y del DVD y Blue Ray que estará disponible pronto, es el siguiente trailer/teaser que fue liberado hace unas cuantos meses. ¡A calentar los motores para esta revolución de los monos!

Set list

Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair
Teddy Picker
Crying Lightning
Black Treacle
Library Pictures
Brianstorm
The View from the Afternoon
I Bet You Look Good On The Dancefloor
Little Illusion Machine – con Miles Kane
Brick by Brick
This House Is a Circus
Still Take You Home
Evil Twin
Pretty Visitors
The Hellcat Spangled Shalalala
Do Me A Favour
When the Sun Goes Down

Encore

Suck It and See
Fluorescent Adolescent
505 – con Miles Kane